Con realidad virtual lanzaron el Shelby GT00 2020

Es el pináculo de los superdeportivos diseñados para la ciudad, las autopistas o los circuitos de carreras. Nunca hubo uno igual, por su tren de potencia y por sus características técnicas, que lo hacen único en su tipo.


El Ford Shelby GT500 será capaz de alcanzar las 60 millas por hora (casi 100 km/h) en tres segundos y de recorrer 400 metros en apenas 11. Esas marcas son los mejores tiempos de un Mustang en la pista. El diseño de Ford Performance tiene más de 700 caballos de fuerza para lograr la aceleración legal más rápida en las calles y una tecnología eficiente.


En la pista, el rendimiento mejora aún más gracias a su chasis de carrera, a los neumáticos Michelin personalizados y a los rotores de freno delanteros más grandes que cualquier otro cupé deportivo estadounidense.


El Shelby GT500 arranca con un motor sobrecargado con aleación de aluminio de 5.2 litros hecho manualmente. Para mantener el aire de entrada más fresco y preservar un centro de gravedad más bajo, el equipo invirtió en un supercargador de 2.65 litros con un enfriador a base de aire y líquido introducido.


Al igual que el Shelby GT350, el bloque de aleación de aluminio cuenta con camisas de cilindro de arco de alambre para ahorrar peso y cabezas de cilindro de aluminio de alto flujo, además de bielas forjadas más grandes, lubricación mejorada y tubos de enfriamiento. Por debajo de eso, un cárter de aceite estructural agrega fuerza, reduce la vibración y presenta un sistema de deflector activo patentado para mantener el aceite donde se necesita.


Para canalizar la potencia y el torque al exclusivo eje de transmisión de fibra de carbono, Ford Performance aprovechó la afinación de la transmisión de doble embrague del superdeportivo Ford GT.


La transmisión Tremec de 7 velocidades puede realizar cambios en menos de 100 milisegundos notablemente más rápido que cualquier caja de cambios manual.

Esta transmisión de doble embrague está diseñada para una serie de modalidades de manejo, que incluyen: normal, clima, deportivo, arrastre y deportivo. Shelby GT500 tiene además una nueva unidad electrónica de dirección asistida y resortes helicoidales más ligeros en la parte delantera y trasera.


Gracias a un equipo multifuncional de diseñadores, ingenieros de Ford Performance y colaboradores de los deportes de motor, el Shelby GT500 2020 tiene un look heroico de pista que coincide con sus grandes capacidades de rendimiento.





Las salpicaderas delanteras son más anchas, al igual que la caja de apoyo, tiene llantas de 20 x 11 pulgadas que se alinean proporcionalmente a las salpicaderas. Un nuevo alerón trasero estándar y materiales compuestos actualizados en el difusor trasero dan como resultado una gestión térmica adicional.


La cabina diseñada específicamente para ShelbyGT500 cuenta con materiales de primera calidad, inspirados en las carreras, y acabados únicos dignos de su potencia de clase mundial. Los asientos disponibles para carreras de la marca Recaro, con refuerzos laterales firmes y pasajes para arneses de seguridad, ofrecen el más alto nivel de rendimiento. Para aquellos que buscan una mayor comodidad, se ofrecen asientos con inserciones de gamuza ajustables eléctricamente.


Con una reputación de transformar Ford Mustang en máquinas dominantes de carreras, Carroll Shelby, corredor y empresario estadounidense, en 1967 llevó su legendario modelo Mustang GT350 más allá para fabricar el Shelby GT500 de primera generación con un V8 modificado de 428 pulgadas cúbicas inspirado en su 1-2-3 final del equipo en Le Mans.

Carroll Shelby llamó al original Shelby GT500 “el primer automóvil real del que estoy realmente orgulloso”. Hoy en día, ese legado continúa con el Mustang Shelby GT500 2020 de la tercera generación: el Mustang más poderoso y avanzado de la historia.