Yaris híbrido

La nueva generación del Toyota Yaris no es un simple restyling sino un modelo completamente nuevo, con una nueva plataforma y una motorización híbrida eléctrica de tres cilindros diseñada específicamente para este modelo.


Al igual que en la precedentes generaciones, el Yaris es obra del centro de diseño europeo de Toyota, cerca de Niza (y que también creó el las bases del Toyota C-HR), con el público europeo en mente. Para su fabricación, Toyota también confía en Francia. El nuevo Yaris saldrá de la factoría de Valenciennes, en el norte del país.


El diseño del nuevo Yaris quiere alejarse del aspecto de mini monovolumen del modelo actual. Tiene guiños al nuevo Corrolla y en la zaga se nota que el equipo ha trabajado en el CHR, con esos pilotos prominentes.


La plataforma TNGA de Toyota, en su variante GA-B para el Yaris, ha dado más libertad a los diseñadores. Así el techo del nuevo Yaris es 40 mm más bajo sin que el habitáculo haya perdido altura libre y por tanto habitabilidad, según Toyota.


Además, el nuevo Yaris es 50 mm más ancho (con una vías 60 mm más anchas) y una distancia entre ejes 50 mm más larga con respecto al modelo saliente (2,56 m). Con estas nuevas cotas, el objetivo de Toyota ha sido sobre todo mejorar la habitabilidad del Yaris y el peso (la plataforma pesa 50 kg que en el Yaris saliente).


A pesar de haber crecido en los puntos claves, el nuevo Yaris es tan solo 5 mm más corto que el modelo saliente. Y de hecho, el Yaris sería así el único modelo de su segmento en medir menos de cuatro metros de largo (3,94 m exactamente). De paso, rompe un poco la tendencia de todos los fabricantes de sistemáticamente hacer un coche más grande con nueva generación.


A bordo, el Yaris también estrena nuevo interior. Toyota afirma que la cabina sigue su principio de "manos en el volante, ojos en la carretera", con un salpicadero minimalista y una pantalla de infoentretenimiento montada en la línea de visión del conductor, junto con instrumentación digital, pero separada en dos pantallas circulares que recuerdan los instrumentos de corte clásico.


Se mejoró la posición de conducción, con un punto de cadera 3,6 cm más bajo que en el modelo saliente y de manera general, Toyota asegura que la posición de conducción del nuevo Yaris ya no es una postura tan vertical como en la generación actual.


Pero la motorización que debería acaparar el 80 % de las ventas, según los cálculos de Toyota, será la híbrida. Asociará el 1.5 litros, diseñado expresamente para ir en un coche híbrido, a un motor eléctrico y a una batería de iones de litio, en lugar de la de hidruro de níquel metal del modelo actual. El 1.5 de 91 CV irá asociado a un motor eléctrico de 80 CV

El tren trasero del Yarís híbrido con el motor eléctrico en posición transaxle y que da tracción a las ruedas traseras.


Toyota asegura que está configuración ha permitido ganar un 15 % en potencia (lo que serían unos 115 CV -dato deducido y no oficial-) y al mismo tiempo reducir las emisiones de CO₂ en un 20 %. La batería otorga una autonomía teórica en modo eléctrico de hasta 4 km, pero la función del motor eléctrico y su batería es la de ayudar a moverse y acelerar el Yaris. Por otra parte, en Toyota asegurán que el Yaris podrá llegar a los 130 km/h en modo eléctrico.


Por último destacar que el Toyota Yaris estará disponible en versión con tracción delantera (con cambio manual) o con tracción integral (1.5 y cambio CVT) y que la versión híbrida contará con la tracción integral E-Four, el cual no llegará a España. En nuestro país el Yaris híbrido solo estará disponible con tracción delantera. Este sistema se caracteriza por la ausencia de árbol de transmisión siendo el motor eléctrico que acciona las ruedas traseras.