Una corriente fuerte entre ambos mundos...el iONIQ

El Hyundai Ioniq se mostró por primera vez en Corea del Sur en Enero del 2016, para luego ser presentadas sus tres variantes híbridas. Luego de tres años los constructores coreanos han mejorado el auto sustanciablemente.


En la actualidad, el renovado Hyundai Ioniq del 2019, se presenta en varios modelos: híbrido, plug-in híbrido y cien por ciento eléctrico.


Las características estándar del modelo híbrido incluyen llantas de aleación de 15 pulgadas, faros bi-xenón automáticos, asientos traseros plegables de 60/40, una cámara retrovisora, una interfaz táctil de 7 pulgadas.


El modelo SEL añade espejos laterales con calefacción, asientos delanteros con calefacción, asiento del conductor eléctrico, volante forrado en piel, respaldo central trasero y detalles cromados en el interior y exterior.


El paquete opcional “Ultimate” incluye sensores de estacionamiento trasero, carga del dispositivo inalámbrico, un sistema de sonido Infinity y una pantalla táctil de 8 pulgadas de mayor resolución con sistema de navegación.

Utiliza un motor de gasolina de cuatro cilindros de 1.6 litros y una transmisión automática de seis velocidades con doble embrague.


Su potencia aumenta a 139 caballos de fuerza, con un motor eléctrico de 32 kilovatios alimentado por un paquete de baterías de iones de litio.


Todos los controles son sencillos; Los menús de pantalla táctil son fáciles de navegar. Los botones físicos para las ayudas del conductor proporcionan redundancia agradable para desplazarse por el menú de configuración.


Las características de seguridad estándar incluyen frenos de disco antibloqueo, control de tracción y estabilidad, airbags de rodilla delanteros, airbags laterales delanteros y traseros, airbags de cortina laterales.


También se incluye un sistema de vigilancia del punto ciego y una alerta de tráfico cruzado trasero, mientras que un paquete opcional de tecnología para el SEL añade control de crucero adaptado al tráfico, frenado automático de emergencia y advertencia de salida del carril.


El Ioniq le ofrece un equilibrio muy agradable de la dinámica de conducción para el viajero diario. El frenado es fácil de modular y sin problemas hace las transiciones del frenado regenerativo a asistencia hidráulica.


La transmisión y el motor funcionan armoniosamente, con cambios rápidos y suaves y buena respuesta del pedal del acelerador. El motor eléctrico también ayuda a eludir las vibraciones iniciales que algunas transmisiones de doble embrague exhiben a bajas velocidades.


En general, su paseo es cómodo en la mayoría de las carreteras de la ciudad, ya que supera los pequeños baches sin problemas, con un equilibrio bastante bueno de control y cumplimiento.