Hay que ser justos… si hablamos de uno también del otro

Tras la actualización del Ford Mustang, su eterno rival, solo era cuestión de tiempo para que General Motors anunciara la llegada al país del renovado Chevrolet Camaro 2019, que se ofrece en versiones SS y ZL1. Vale la pena recordar que la actual generación de este muscle-car (la sexta) fue presentada a nivel internacional en 2015.


A diferencia de sus antecesores inmediatos, que mostraban una continuidad en su línea de diseño, el Chevrolet Camaro 2019 viene con un cambio radical en la parte frontal, que recibe tiras LED, una parrilla más vistosa y nuevos parachoques, que en la versión SS agrega una toma de aire de color negro y unas aletas del color de la carrocería, donde se alojan las exploradoras.


La parte posterior también recibe nuevos stops y ahora son dos elementos independientes de forma hexagonal. Dicha forma también se replica en el portaplaca y el conjunto se complementa con unos rines de nuevo diseño, al tiempo que varios pliegues de la carrocería ahora son más marcados (como los del capó, por ejemplo) para darle un aspecto más agresivo.


En la cabina, la principal novedad es que la pantalla táctil que sirve para gestionar la interfaz MyLink ha sido mejorada y ahora también se incluye la cámara de visión posterior HD, cuya imagen se proyecta en el retrovisor central. También viene de serie un sistema de sonido de nueve parlantes, Head-Up Display y multiples asistentes de manejo.


En el plano mecánico, la novedad más importantes es la incorporación de la nueva caja automática de diez velocidades para el Chevrolet Camaro SS, la cual va unida al motor atmosférico V8 de 6,2 litros, el cual entrega 455 caballos de potencia y 617 Nm de torque, suficientes para el cupé de 1.677 kilos ofrezca unas prestaciones de infarto.


Por otro lado, vuelve a estar disponible en nuestro país el Chevrolet Camaro ZL1, cuya evolución más reciente incorpora diversos cambios estéticos que no solo mejoran la aerodinámica y refrigeración del auto, sino que también configuran una apariencia más llamativa. En la cabina hay asientos Recaro que brindan mayor sujeción y otros elementos específicos.


Por ello, el Camaro ZL1 integra un paquete estético que incluye parrilla modificada, toma de aire frontal más grande, capó con piezas de fibra de carbono y extractor de aire caliente del motor, guardafangos sobredimensionados, parachoques deportivos y un nuevo alerón posterior. Así mismo, el tren de rodaje incorpora unos vistosos rines de 20 pulgadas.


Para su impulsión, recurre a un motor supercargado V8 LT4 de 6,2 litros, el cual produce 650 caballos de potencia y un torque de 881 Nm. Este poderío es enviado al eje posterior por medio de una caja automática de diez velocidades y para detenerlo, cuenta con frenos Brembo, cuyos discos delanteros miden 390 mm de diámetro y equipan mordazas de seis pistones.