El Taycan sigue siendo un Porsche

Algunos podrían preguntarse si un Porsche sin motor de combustión podría seguir siendo un Porsche, pero no tenemos dudas. El Porsche Taycan es sin duda un Porsche de verdad.


El primer coche 100% eléctrico del fabricante alemán llega para combatir en un sector cada vez más interesante, y lo hace con un nuevo prodigio del diseño y la ingeniería que promete una autonomía de 450 km, una potencia de hasta 761 CV y una velocidad máxima de 260 km/h.


Llevamos mucho esperando al Porsche Taycan. Lo hacemos desde aquel prototipo llamado Mission E del que se hablaba ya en 2015, y por fin tenemos ante nosotros el resultado de tanto trabajo: el Porsche Taycan ya es una realidad.


Es el primer vehículo de serie con un voltaje de sistema de 800 V en lugar de los tradicionales 400 V de los coches eléctricos (375 en los Model S y X de Tesla, por ejemplo).


Muchos son los detalles de un Porsche del que ya conocíamos por ejemplo su interior, en el que todo es digital -destaca la pantalla curva de 16,8 pulgadas- y en el que el fabricante incluso da la opción de tener tapicerías libres de piel. Un diseño muy Porsche, esto es un eléctrico aunque no lo parezca


Las líneas del Porsche Taycan no esconden que estamos contemplando un Porsche en toda regla también en su aspecto exterior: no hay disfraces ni engaños, y aunque el perfil es claramente reconocible con otros modelos de la marca, hay señas de identidad únicas. No creemos tarde mucho en llegar a Latinoamérica.


El motor eléctrico del Porsche Taycan -en realidad son dos, uno para cada eje- será capaz de ofrecer una aceleración brutal: de 0 a 100 km/h en tan solo 2,8 segundos, además de lograr velocidades máximas de 260 km/h gracias a ese par motor de hasta 1.050 NM y 761 CV en el modelo más ambicioso, el Taycan Turbo S.


Por ahora se encuentra en fase de producción y de hecho la firma presume de contar ya con más de 30.000 reservas de este deportivo exclusivo y 100% eléctrico. ¿Dónde me anoto?