Vuelve el caballo salvaje

Después de años de filtraciones, rumores y especulaciones, Ford finalmente confirmó el regreso del Bronco a las salas de exhibición de Norteamérica. El momento parece ideal: los precios de la gasolina están relativamente bajos, los consumidores están comprando más SUV de los que las compañías son capaces de fabricar y la nostalgia por la década de los 90 está en alza.

Aunque el nuevo Bronco no hará su debut hasta en uno o dos años, un conjunto de imágenes filtradas podría regalarnos una vista previa. Algunas fuentes afirman que las fotografías muestran una variedad compacta.

El registro gráfico, que muestra a un grupo de concesionarios de Ford durante una reunión anual en Las Vegas, Nevada, sugiere que el renacido Bronco (suponiendo que eso sea lo que estamos viendo) apenas comparte con sus antecesores el nombre y algunas pautas de estilo. Por el contrario, parece completamente reinventado para el siglo XXI.

Por lo visto, Ford apuntará con el Bronco directamente al Toyota 4Runner y, en menor medida, al Jeep Wrangler Unlimited. No se ofrecerá con dos puertas, pero de todos modos les dará a los automovilistas la opción de ir sintiendo el viento en el rostro. ¿Cómo lo sabemos? Porque fuentes citadas por el sitio web The Truth About Cars dijeron que el Bronco contará con un sistema inteligente llamado “Air Roof”, que se compone de seis paneles individuales que se pueden quitar manualmente y almacenar en el automóvil. La parte trasera de la camioneta no se desprenderá, según los expertos, por lo que no será un convertible como el Wrangler.

Ford confía cada vez más en el aluminio para que sus modelos más robustos pierdan peso y el Bronco podría aprovechar el material más liviano. Por razones de costo, puede que el vehículo no sea fabricado completamente de aluminio, pero dicha característica aumentaría el ahorro de combustible y el rendimiento, al tiempo que ayudaría a la marca del óvalo azul a obtener los beneficios de las economías de escala. Las F-150 y la Expedition ya son generosas en aluminio.

El Bronco contará con un chasis de tipo bastidor, una evolución de la estructura que sustenta la Ranger 2019, que lo diferenciará del Everest, el SUV del tamaño del Explorer que la firma estadounidense comercializa en países como Australia y Tailandia.

A pesar de que entró en la cultura popular como el vehículo con el que OJ Simpson intentó evadir la acción de la justicia, el Bronco comenzó su vida como un genuino 4×4 con una destreza fuera de la carretera superior al promedio. El modelo de esta próxima generación continuará esa tendencia al ofrecer una cantidad generosa de distancia al suelo, tracción en las cuatro ruedas y, posiblemente, ejes sólidos fabricados por Dana.

Las especificaciones técnicas no han sido confirmadas, pero si tuviésemos que apostar diríamos que el tren motriz base será un motor EcoBoost V6 turboalimentado y una transmisión automática de 10 velocidades. Se podría ofrecer una versión específica con el bloque turbodiésel V6 de 3.0 litros de la F-150 2018 como una alternativa más eficiente, aunque un propulsor de cuatro cilindros parece poco probable debido al tamaño y al peso del modelo. Sin embargo, los expertos que están familiarizados con el mix de productos de Ford sugieren que hay planes tentativos para una versión híbrida de gasolina y electricidad.

Los años 60 y 70 fueron el mejor momento para hacerse de un todoterreno abierto. Los compradores estadounidenses tenían al menos siete opciones para elegir, entre ellos modelos creados por Jeep, Chevrolet, GMC, Dodge, Plymouth, International-Harvester y, por supuesto, Ford.

En 2018, el único 4×4 descapotable con su estructura sobre bastidor es el atemporal Jeep Wrangler. Mientras que el Bronco se ve estrechamente alineado con el 4Runner, inevitablemente reavivará una rivalidad de décadas compitiendo en el mismo segmento que el Wrangler Unlimited de cuatro puertas.

Sin embargo, el Bronco, el 4Runner y el Wrangler podrían no tener el mercado por mucho tiempo. Los informes no verificados afirman que GMC volverá al segmento a fines de la década, pero nada es oficial en este momento. La empresa matriz, General Motors, ha considerado un nuevo modelo inspirado en Wrangler durante varios años, pero, por lo que sabemos, nunca ha superado el tablero de dibujo.

La producción de Bronco está programada tentativamente para comenzar en la planta de ensamblaje de Ford en Michigan en 2020. Eso significa que hará su debut en 2019, posiblemente en el Auto Show de Detroit, y las primeras unidades llegarán a las salas de exhibición para ser comercializadas como vehículos de 2021.