El top 5 de los carros que los mecánicos ODIAN reparar

Son autos en los que trabajar es un martirio y repararlos, un infierno, ya sea porque su mecánica es inaccesible, porque su diagnóstico es muy difícil o porque sus piezas parecen de cristal y, cada vez que quitas algo, partes otra cosa.

Aquí va la lista de los autos que odian los mecánicos, por todas esas razones.

5- Los Autos Ingleses

No han sobrevivido muchas marcas, pero los autos ingleses —sobre todo los clásicos— tienen varias peculiaridades que hacen que trabajar en ellos sea realmente tedioso.

Por un lado están sus pésimas instalaciones y había que fijarse bien, porque tenían la extraña costumbre de tener la polaridad invertida y montar la batería con el positivo conectado a masa.

La otra gran pesadilla cuando que toca pelear con un auto de la Gran Bretaña es su tornillería “Inglesa”, con sus dichosas pulgadas

4- Los súper aerodinámicos

Entran en esta categoría aquellos vehículos que para cambiar una simple faro tienes que desarmar medio motor. Tata era una de esas marcas. Trabajando en sus entrañas quedó claro una consecuencia de estar fabricados en país donde la mano de obra no vale nada: en su diseño no se ha tenido en cuenta para nada que en un futuro tendrán que ser reparados y mantenidos.

3- Los Renault son súper espías

Hay autos en los que la pesadilla empieza nada más entrar por la puerta. Sí, encienden una lucecita para que los conectes a la máquina de diagnosis, pero para interrogarlos hay que ser de la CIA.

Un buen ejemplo de este problema son los modelos que montan el motor 1.5 dCi y el 1.9 dCi de Renault (Clio, Mégane, Laguna, Scénic, Espace...). La penuria con estos motores franceses es su protocolo de diagnosis. Aunque tengas el programa apropiado para hacerla, las unidades de mando de estos Renault registran pocos tipos de códigos de avería y dan pistas muy vagas sobre cuáles son los motivos del fallo.

2- Bajar un motor para cambiar una correa

¿A qué clase de torturador se le ocurrió que para cambiar la correa de distribución de la mayoría de motores de cuatro cilindros haya que soltar un soporte de motor? ¿De verdad no había otra manera de montar ese taco que no fuese a través de la correa? Eso, en los modelos del Grupo Volkswagen que llevan el motor transversal. En los que lo llevan longitudinal, hay que desarmar todo el frontal del auto y bajar medio motor para acceder a ella.

1- Los japoneses si mienten

Los autos japoneses tienen fama de fiables. Parte del truco está en que, además de una buena calidad de materiales y diseño de fabricación, en realidad son autos muy sencillos. Aquí hay dos problemas para los talleres:

  • Suelen requerir herramientas específicas para realizar las reparaciones.

  • Los repuestos de algunos modelos no llegan con fluidez a nuestro país

Esto lleva a que los mecánicos tarden en la reparación, pero, sobre todo, esto ocasiona que el vehículo ocupe un espacio en el taller en el que podrían seguir reparando autos y cobrando por ello. El metro cuadrado de taller es muy caro, es un espacio muy solicitado, y un auto cogiendo polvo en una esquina es dinero que los mecánicos pierden en el día a día.